Macrotúneles benefician a productores a través del Proyecto Buena Milpa Guatemala

• Los macrotúneles son una nueva alternativa para los agricultores que carecen de tierra y desean obtener una buena producción de hortalizas y verduras bajo condiciones controladas; el propósito es que los productores puedan comercializar y obtener recursos económicos suficientes para beneficiar a sus familias.

Por: Nadia Rivera, coordinadora de Comunicación del Proyecto Buena Milpa Guatemala.

7 de junio de 2018.

338 n5BuenaMilpaMacrotunelesHuehuetenango, Guatemala.- La Asociación de Organizaciones de los Cuchumatanes (Asocuch), con el apoyo financiero del Proyecto Buena Milpa Guatemala, entregó a productores de varias comunidades de Todos Santos Cuchumatán y Chiantla, Huehuetenango, materiales para la construcción de aproximadamente 30 macrotúneles. La realidad del productor rural del altiplano es desfavorable, debido a que no cuenta con los recursos económicos suficientes para dotar sus parcelas de varias tecnologías agrícolas, por lo cual, las organizaciones locales —que comprenden esta situación— promueven la gestión de recursos para brindar a estos productores alguna tecnología que los beneficie. La innovación agrícola es clave para el desarrollo económico y social del área rural.

Actualmente, Asocuch ha promovido la implementación de macrotúneles como una nueva alternativa para los agricultores que carecen de tierra y desean obtener una buena producción de hortalizas y verduras bajo condiciones controladas; el propósito, según Sergio Alonzo —gerente técnico de Asocuch—, es que los productores puedan comercializar y obtener recursos económicos suficientes para beneficiar a sus familias.

El costo de los materiales brindados a cada productor oscila entre Q3,800 y Q4,000 por macrotúnel; y sus características son: 3.40 x 21 metros; tipo capilla, de nylon ámbar; tubos HG; riego por goteo; con mulch (3 lienzos por macrotúnel de mulch de film plástico plata/negro de 22 metros de largo x 1 metro de ancho y 0.65 milésimas de grosor, sin orificios de siembra). Los técnicos locales de Asocuch han brindado a los productores la capacitación necesaria; un aspecto importante es la asistencia técnica mediante la asesoría sobre el uso de químicos y foliares que necesitan los cultivos bajo esta tecnología.

Algunos de los beneficiarios de los macrotúneles nos comentan que las producciones de tomate, chile pimiento y otras hortalizas han sido fructíferas, porque de un pequeño espacio han obtenido buenos ingresos económicos. Rudy Funes Figueroa, de 23 años, residente de la microcuenca San Francisco Las Flores, Chiantla, fue beneficiado con un macrotúnel, en el cual obtuvo una primera cosecha de 37 quintales de tomate; a la fecha ha obtenido 50 quintales de tomate, los cuales vende en el mercado de la comunidad.

En el caserío Chilín, de la aldea San Martín, Cuchumatán, se encuentra Rony Gómez, de 24 años, quien recibió un macrotúnel en el que ha obtenido tres cosechas de chile pimiento, recolectando 30 cajas de este producto por cosecha, las cuales vende a Q100 cada una, con lo que obtiene un ingreso de Q3,000 por cada producción.

Otro productor exitoso es Epifanio Figueroa, de 57 años, de la microcuenca San Francisco Las Flores, Chiantla, quien comenta que “antes sembraba al aíre libre y tenía que buscar los días de verano para cosechar el tomate, no tenía asesoría técnica”; recuerda que cuando llegaba el invierno se terminaba la producción de tomate y se ponían negros los cultivos porque impactaba la lluvia o el frío. Con el macrotúnel, Figueroa ha podido sembrar en cualquier época del año (invierno o verano); esta tecnología ha sido de mucha utilidad para él y su familia, ya que ahora vende el tomate en el mercado local y su esposa utiliza parte de la producción para elaborar tamales que vende en la comunidad.

Los beneficiarios agradecen al Proyecto Buena Milpa Guatemala el apoyo financiero entregado para la implementación de esta tecnología y la asesoría técnica brindada a través de la Asociación de Organizaciones de los Cuchumatanes (Asocuch), que trabaja con las organizaciones locales de productores: Asociación de Agricultores Tinecos (Adat), Asociación de Desarrollo Integral Unión Todosantera (Adinut) y Asociación de Desarrollo Integral Comunitario de la Región Norte de Huehuetenango (Icozundehue).